Marcela Sabat diputada RN: “Nuestra Agenda Mujer y Equidad es lo suficientemente robusta como para no ceder ni un centímetro ante ningún fundamentalismo”

Marcela Sabat diputada RN: “Nuestra Agenda Mujer y Equidad es lo suficientemente robusta como para no ceder ni un centímetro ante ningún fundamentalismo”

Por Catalina Arenas

Hace pocos días el proyecto sobre respeto callejero fue despachado por la Cámara de Diputados, superando así su última tramitación antes de convertirse en ley y ser publicada en el Diario Oficial. La diputada oficialista por el Distrito 10, Marcela Sabat no estuvo presente en sala porque se encuentra en su periodo de descanso postnatal. No obstante, vio con orgullo cómo la iniciativa se aprobó por unanimidad después de más de cuatro años desde su presentación. Sabat estudió derecho y es diplomada en marketing, es una de las diputadas más votada del parlamento y en esta entrevista evalúa la gestión de este primer año de gobierno.

“Hay hechos que en la práctica son notables”

Frente a los principales temas en debate que se encuentran varados en el Congreso, el programa del Gobierno de Sebastián Piñera planteó en 2018 una Agenda Mujer que espera dar respuesta a necesidades como la igualdad de derechos, deberes, trato y participación entre mujeres y hombres, autonomía e integración laboral, término de la violencia contra la mujer y respeto a la dignidad de la mujer. Todo en respuesta a la hoja de ruta internacional que significa la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) en materia de derechos humanos para las mujeres.

-A la luz de las preocupaciones y recomendaciones del Comité de la CEDAW ¿Cree que la gestión de este primer año de gobierno del presidente Sebastián Piñera ha sido responsable con los derechos humanos de las mujeres?

“Por supuesto, estamos trabajando de acuerdo con lo comprometido con la CEDAW firmada y ratificada, a través de las urgencias legislativas correspondientes sobre violencia y discriminación contra la mujer para que lo antes posible puedan ser parte del accionar de la política pública”.

– Principalmente ¿Qué ámbitos destaca?

“En la violencia contra las mujeres con la implementación de la campaña “No lo dejes pasar”, el establecimiento como política permanente de una mirada multisectorial de la violencia doméstica y contra la mujer, la creación de unidades de Carabineros y la PDI especializadas en prevenir y seguir los registros de las denuncias de violencia doméstica y contra la mujer (…) Y, por supuesto, la agilización del proyecto ley sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que fue presentada por la anterior gestión. Estamos poniendo todos los esfuerzos en su aprobación porque es un avance que nos concierne y que se comprometió con la Convención Belem do Pará, a un nivel de política pública estatal”.

“En materia de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, se ha vinculado con restablecer el Programa Mujer y Maternidad para respaldar, contener e informar a mujeres en situaciones de vulnerabilidad y abordar problemáticas con adolescentes. Sin embargo, el aborto no es parte de nuestras creencias y la prioridad en la agenda es contribuir a fortalecer a la autonomía y la toma de decisiones de las mujeres y jóvenes para promover la igualdad de mujeres y hombre en temas de sexualidad, maternidad y embarazo adolescente”.

-Usted dijo que las problemáticas que conciernen las mujeres “son temas transversales, no tienen intereses ni colores político”. Sin embargo, hemos visto algunos cuestionamientos que han retrasado la urgencia de algunas leyes como el proyecto de Violencia en el Pololeo. ¿Cree que Chile Vamos entorpece el avance del Ejecutivo en temas de género por discusiones valóricas?

“Y lo rectifico. Estamos trabajando fuertemente en la Agenda Mujer y en los proyectos que comprometimos por los derechos humanos de las mujeres y especialmente para aumentar la protección hacia las mujeres como las iniciativas anunciadas de incrementar las penas al ciber acoso en todas sus formas, la creación de una Unidad de Seguimiento de Medidas Cautelares y Medidas de Protección, la Implementación del Registro único de Víctima de Violencia y la del Reporte de Equidad de Género en el Trabajo. En este sentido, las voluntades y los esfuerzos siempre han sido claros ‘derechos son derechos’ y contamos con el apoyo del Ejecutivo ante las urgencias legislativas, situación que no ocurría con el anterior gobierno”.

-¿Cree que este gobierno tenderá a limitar la ley de despenalización del aborto en tres causales, en cuanto a acotarla y/o levantar un nuevo debate sobre la intromisión del Estado en la decisión sobre el cuerpo de las mujeres, como está sucediendo en España?

Este gobierno ha sido lo suficientemente claro en establecer que no se limitará en ningún caso lo aprobado democráticamente y con un amplio respaldo de la ciudadanía en el Congreso. Muy por el contrario, como ley vigente de la República, hoy se está monitoreando desde el Ejecutivo y el Ministerio de Salud, el fiel y normal cumplimiento de su aplicación, garantizando que toda mujer en Chile pueda acceder a este derecho”.

– ¿Cuánto cree que pueden repercutir las posiciones fundamentalistas que se han instalado en la región como las del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, o de España como el Partido Vox, en la posición del gobierno de Sebastián Piñera?

Nuestra Agenda en materia de Mujer y Equidad es lo suficientemente robusta como para no ceder ni un centímetro ante ningún fundamentalismo ni presiones internacionales. Nuestra soberanía en esta materia, así como en todo ámbito, no está en juego, siendo Chile un garante en el cabal cumplimiento de los derechos de las mujeres a nivel internacional, sin titubear para condenar en forma tajante cualquier atropello a nuestros derechos”.

-En materia de violencia contra las mujeres ¿Considera que las medidas propuestas desde el Ejecutivo están centradas en lo preventivo y en el cambio cultural en Chile o, más bien, en lo reactivo y lo penal?

“La Agenda Mujer lleva un año de ejecución en las distintas líneas y hay hechos que en la práctica son notables, por una parte la Campaña “No lo dejes pasar” marca un hito después de años de no tener una campaña dirigida hacia la violencia contra las mujeres porque ella se instala en el imaginario de creencias culturales y no del carácter punitivo que mencionan, pero también es importante fijar las reglas y la violencia contra las mujeres no puede quedar impune, por tanto es importante que tengamos la seguridad de protección en el sistema”.

-Dijo que “la Ley de Femicidio necesita modernizarse y realizar modificaciones”. Una Ley que, según su autora, la senadora Adriana Muñoz, asegura que contempló especificaciones en todos los ámbitos de la vida privada y pública de las mujeres, pero que fue tutelada por los sectores más conservadores y que por eso también se demoró tanto en salir. ¿Opina que fue así?

“La tipificación del femicidio se produjo iniciando la primera administración del Presidente Sebastián Piñera y efectivamente hay que dar más pasos, como una conceptualización de una ley de violencia intrafamiliar que quedaba solo en el espacio doméstico/privado, a una que la reconozca ampliamente en todas formas de violencia hacia la mujer también fuera de los espacios familiares y sea considerada como un problema público”.

-¿Cree que en este contexto se dé luz verde a este nuevo proyecto sin mayores reparos en los conceptos que se tipifiquen?

“En términos legislativos, hemos avanzado en la modernización de esta ley para complementarla y hacerla más robusta. Así fue como aprobamos la Ley Gabriela, que viene a llenar un vacío al modificar el Código Penal para sancionar adecuadamente el delito de femicidio, al ampliarlo a cualquier asesinato de una mujer por motivos de odio o abuso por causa de género, sin importar el tipo de relación o la cercanía del asesino con la víctima”.

Feminismo de derecha: Convicción en la igualdad de derechos

Desde la bancada parlamentaria, declararse públicamente feminista ya no es una encrucijada y a la diputada Marcela Sabat le hace sentido en el discurso de Sebastián Piñera cuando expresa que “la causa de las mujeres en Chile es la causa de este Presidente” y también en la práctica en sintonía con su propias vivencias como mujer y en la conversación diaria con otras mujeres.

-¿Se considera feminista?

“Soy feminista y soy de derecha. Mi trabajo es para generar cambios desde el legislativo sobre la observación en el terreno y las necesidades de las personas en el día a día”. Tengo convicción en la igualdad de derechos de mujeres y hombres, tanto en el acceso como en las condiciones en los distintos ámbitos de la vida. Por eso mi trabajo es que desde el legislativo se puedan proponer e implementar leyes que se puedan traducir en políticas públicas que empoderen a las mujeres para elevar su posición”.

-A un mes del 8 de marzo ¿Cuál es su análisis respecto a la forma en que se organizaron las mujeres?

“Es importante que las mujeres se organicen y que desde ellas se establezcan sus prioridades en los temas que les conciernen articuladamente debido a que sus demandas nos sirven como parte de la retroalimentación que debemos atender; por lo que estamos trabajando, con lo que se comprometió en el programa de gobierno y que se está implementando a través de la Agenda Mujer en seis líneas clave para el empoderamiento”.

-Las mujeres organizadas trabajaron en un petitorio nacional con 10 demandas, entre ellas: violencia machista, memoria feminista y Derechos Humanos, aborto libre y derechos sexuales y reproductivos, disidencias sexuales y educación no sexista. ¿Considera que se instalaron en la agenda política estas temáticas que convocaron la huelga general feminista?

“La Agenda Mujer es parte de una propuesta del programa de gobierno y que la ciudadanía chilena respondió para que se ejecutara en el transcurso de la actual administración (2018 -2022). Respeto a las temáticas expuesta en la huelga general, son consideradas en el Ejecutivo en varios aspectos de las demandas y principalmente en los ámbitos de derechos para la plena igualdad de las mujeres”.

-Considerando lo dicho por la ex senadora Lily Pérez en entrevista con La Tercera, desde el espacio público y también con su entorno privado ¿Cree usted que es compatible ser feminista y del ala derecha de la política chilena?

“Creo que actualmente estamos en un momento histórico, las mujeres hemos logrado tener una posición y participación en un espacio de poder como la política, es verdad que no ha sido fácil y solo desde 1949 las mujeres tenemos el derecho al sufragio, donde curiosamente la izquierda chilena se oponía a nuestra participación por aquellos años (…) Las barreras estructurales y estereotipadas a nuestro rol como mujeres han sido múltiples para ser parte de la toma de decisiones y debemos seguir posicionándonos y ser protagonistas de lo político, como se ha estado desarrollando a través de medidas de acción de positiva y concretamente con la aplicación de las cuotas, teniendo incremento en la participación de las mujeres en el parlamento en las últimas elecciones, aunque sigue siendo muy baja,  la debemos seguir aplicando en otros sectores para el alcance de la igualdad. En mi caso, como mujer política de Renovación Nacional, siento el respaldo de mi coalición política y fui la diputada más votada de la Cámara de Diputados(as) pero nada es casualidad y esto es esfuerzo de lo que creo, como desde mi colectivo, aunque debo reconocer que no soy obsecuente”.

COMMENTS